• Foto 1 de 5
    Claudio Velazco.
  • Foto 2 de 5
    Claudio Velazco.
  • Foto 3 de 5
    Claudio Velazco.
  • Foto 4 de 5
    Claudio Velazco.
  • Foto 5 de 5
    Claudio Velazco.

"Las inundaciones se agravan con los años"

Texto: Mariana Portilla. Fotos: Octavio del Corso.

Las abundantes precipitaciones y la crecida del Río V -que baja desbordado desde Córdoba- no dan tregua a los productores bonaerenses. Caminos anegados y un elevado nivel del agua en superficie generan importantes pérdidas en los sembrados y pasturas.

Los damnificados señalan a los gobiernos de Córdoba, La Pampa y Buenos Aires por dilatar la implementación de un plan integral de obras hidráulicas.

En un intento por frenar el avance del río, los habitantes desviaron su curso hacia campos pampeanos. El lunes por la tarde un grupo de vecinos de General Villegas, que se apostaron sobre la ruta 188 para impedir tareas que pusieran en riesgo los cascos urbanos de varias localidades bonaerenses, fueron reprimidos por más de 100 policías de La Pampa.

Tras el hecho, el gobernador provincial Carlos Verna y el vicegobernador de Buenos Aires Daniel Salvadormantuvieron una reunión en Santa Rosa. Acordaron formar un comité de crisis y pedir al Ministerio del Interior una reunión del comité de Cuenca del Río V.

En este contexto, el ingeniero hidráulico y civil Claudio Velazco analizó la crítica situación de la región y afirmó, en diálogo con seccionesbonaerenses.com, que se tendrían que invertir alrededor de 9 mil millones de dólares para obras en la Cuenca del Salado.

"Las inundaciones se agravan con los años"
Claudio Velazco.

¿A qué se debe este fenómeno climático que afecta a poblaciones enteras?

El Servicio Meteorológico Nacional alertó que la región se vería afectada por el fenómeno climático ‘El Niño’ desde septiembre-octubre de 2015 hasta, aproximadamente, junio de este año con un mayor incremento en las precipitaciones. Los sedimentos de la parte alta de la cuenca -en San Luis- llevan en su recorrido partículas finas que afectan a las provincias de Córdoba, Santa Fe, La Pampa y Buenos Aires.

Ante esta situación, ¿qué tipo de obras hidráulicas son prioritarias?

La Cuenca del Salado abarca un 55 por ciento de la superficie de la provincia de Buenos Aires; cada región tiene una problemática puntual por lo que deberían encadenarse las obras que vienen de aguas arriba con las de aguas abajo.

Siempre se debe empezar la ejecución desde las desembocaduras hacia las nacientes en el cauce principal porque, de otra forma, si quiero hacer una canalización para ‘zafar’ a mi distrito le voy a pasar el problema al vecino.

En los últimos años de gestión sólo se concretaron las etapas 1 a 3 de la reconformación del Río Salado. Ese recorrido representa unos 200 kilómetros. Las inundaciones de junio pasado afectaron al sector de la Cuenca del Salado y en agosto la masa de agua se acercó a la ruta 2. Tras esto quedó evidenciado que los trabajos habían sido insuficientes.

Además, pasando la ruta 3 hasta las nacientes quedan alrededor de 400 kilómetros de río donde aún no se trabajó. Una vez que esto se concrete se podrá canalizar para que el agua se dirija al Salado.

La semana pasada el ministro de Infraestructura Edgardo Cenzón afirmó que se necesitan 12 mil millones de pesos para el tratamiento de obras vinculadas al Plan Maestro de la Cuenca del Salado.

A mi modo der ver es una cifra muy lejana para solucionar el problema de base. Yo presenté públicamente un análisis donde destaqué que se necesitan invertir 22 mil millones de dólares en todo el territorio provincial pero, específicamente, 9.600 millones de dólares en la Cuenca.

¿Considera que el tema hídrico debería ser una política de Estado?

Sin dudas, este es un trabajo prolongado en el tiempo, un proceso a largo plazo pero que debe encararse de inmediato. Muchas veces se toman decisiones políticas para quedar bien con un sector y se generan problemas entre vecinos. Las autoridades de las provincias deben reunirse en forma urgente para consensuar qué tanto quieren evitar inundarse. No hay soluciones mágicas.

Después del hecho se reunieron Verna y Salvador para formar un comité de crisis…

Lo que pasó fue una gran alerta, partir de eso se tomaron decisiones políticas y hubo reuniones. Pero ese acto tiene que estar plasmado en posteriores acuerdos concretos a nivel Ejecutivo.

La Cuenca del Salado interviene en 55 municipios y nunca vi una convocatoria a nivel ministerial donde se reunieran más de diez intendentes. A su vez, los encuentros de los comités de cuenca son sólo formales y ni siquiera se llama a participar a los productores. Mientras no haya una decisión política de fondo sólo se pueden plantear meras propuestas. 

 

"Las inundaciones se agravan con los años"
Claudio Velazco.

¿Una inundación de estas características puede volver a repetirse?

Esto es algo muy ínfimo a comparación de lo que nos puede pasar. Hace un mes y medio advertí en mi cuenta de Twitter que sería cuestión de tiempo que la Provincia sufriera una nueva inundación.

Para poder solucionar el tema la clave es sincerarnos  con una decisión política acompañada de una realidad técnica. Digo esto también como parte de un mea culpa a la profesión porque, si me formé en ingeniería hidráulica tomando conceptos de diseño que hoy en día no se condicen con el tipo de tormentas que tenemos, debemos reactualizarlos. Para esto se necesitan grandes inversiones.

Entonces, ¿este fenómeno climático podría tornarse habitual?

Si uno mira las estadísticas de los últimos años la situación se fue agravando. No sé si cada año vamos a tener una inundación de este tipo, pero el crecimiento es cada vez más vertiginoso. Y el ejemplo más claro es La Plata: el 27 de enero de 2002 tuvo una lluvia de 120 milímetros que generó la primera gran inundación; el 28 de febrero de 2008 los 240 milímetro caídos afectaron la zona norte; y el 2 de abril de 2013 los casi 400 milímetros de agua provocaron la peor inundación hasta el momento.

La cantidad de años disminuye entre las tormentas pero la magnitud incrementa. Para algunos son efectos estacionales, pero el cambio climático está demostrado y lo estamos viviendo: miles de especies animales están en peligro de extinción.

Puso a disposición de los municipios afectados sus estudios y conocimientos sobre el tema.

Exactamente. Este es una problemática que debería involucrarnos a todos y no ser una mera foto en un momento de crisis porque si no la verdad nos va a seguir cacheteando y cada vez más fuerte.

Todo esto lo hago como parte de un compromiso persona que asumí durante mi carrera. Me comuniqué con el Municipio de General Villegas, Rivadavia y Trenque Lauquen poniéndome a su disposición. Inclusive, un legislador nacional leyó mis informes y se mostró interesado en reunirse conmigo.

A nivel de gestión provincial, solicité una reunión con el subsecretario de Recursos Hídricos, Rodrigo Silvosa, para charlas sobre el tema pero no obtuve respuestas. Y es una pena porque cuantos más sectores escuchen mayor será la noción sobre la realidad.

Síntesis 

Entrevista realizada el lunes 15 de febrero de 2016 en la Redacción de Secciones Bonaerenses. 

Envíe su comentario
También
.