• Foto 1 de 4
    Armando De Giusti.
  • Foto 2 de 4
    Armando De Giusti.
  • Foto 3 de 4
    Armando De Giusti.
  • Foto 4 de 4
    Armando De Giusti.

"El potencial científico de la Provincia es destacable"

Texto: Mariana Portilla. Fotos: Agustín Mauad.

La Comisión de Investigaciones Científicas (CIC) de la Provincia de Buenos Aires fue creada en el año 1958  con la misión de promover, patrocinar, orientar y realizar investigaciones científicas y técnicas, dentro de la política general que al respecto fije el Poder Ejecutivo.

El ente descentralizado cuenta con la capacidad de actuar pública y privadamente, con autarquía circunscripta al manejo de sus fondos y a la realización de sus fines científicos. Está formado por unidades operativas a través de las cuales ejecuta actividades de investigación, desarrollo, formación de recursos humanos y/o servicios de consultoría.

En la sede central que el organismo posee en La Plata, su flamante presidente, el ingeniero Armando De Giusti, recibió a seccionesbonaerenses.com para dialogar sobre las políticas a implementar en los próximos años en materia de investigación científico-tecnológica. 

"El potencial científico de la Provincia es destacable"
Armando De Giusti.

¿Cuáles son los principales lineamientos de su gestión?

Ya que la CIC debería ser el instrumento de la política científica-tecnología de la Provincia, las nuevas autoridades nos planteamos dos ejes: una fuerte cooperación con las universidades situadas en territorio bonaerense, por su potencial de recursos humanos que deben articularse con el sistema científico-tecnológico; y un fortalecimiento de la estructura de los centros propios, vinculados y asociados con las problemáticas del territorio.

¿Cuántos investigadores trabajan en el organismo?

No llegan a los 200 investigadores propios, pero sumando a los que trabajan en los centros superan ampliamente los 1.500. Los centros propios se jerarquizan con lo que llamamos la doble o triple dependencia, ya que cuando se articulan con el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), la universidad de la región o el municipio suben los estándares de resolución de problemas.

El Directorio está pensando en conformar una sola figura de centro asociado para que existan en las universidades y trabajen en coordinación con la CIC. Nuestra idea es duplicar la cantidad desde la lógica de distribución geográfica.

En representación del organismo participó del encuentro entre el ministro de Producción Jorge Elustondo y 19 rectores universitarios. ¿En qué radica la importancia de este vínculo?

Las universidades tienen un potencial enorme para la generación de conocimiento y recursos humanos. Cualquier sistema científico-tecnológico de una región se basa en dicho potencial. Por ello, apuntamos a coordinar los trabajos de estas instituciones con las demandas concretas de la Provincia.

En este sentido, tenemos un proyecto grande con un instituto de la CIC vinculado a las alertas por inundaciones en el sur del Salado. Si queremos llevar ese problema a toda la Provincia, es necesario contar con expertos que abarquen las cuencas hídricas y plantear una articulación con el sistema universitario.

¿Cómo es la relación con el Ministerio de Producción, Ciencia y Tecnología?

Creo que Elustondo tiene la virtud de interpretar que los ejes más gruesos de su Ministerio, que podrían ser Industria o Puertos, necesitan del apoyo de la ciencia y tecnología para ser competitivos. Tiene la clara percepción que el conocimiento y los recursos humanos de calidad generan competitividad. Además, la predisposición que mostró con los directores de cada uno de los centros fue muy importante.

 

"El potencial científico de la Provincia es destacable"
Armando De Giusti.

¿Cree necesario profundizar el potencial científico-tecnológico de la Provincia?

Buenos Aires tiene un potencial destacable y las universidades con asiento en el territorio una masa crítica increíble. La Plata, por ejemplo, posee la mayor concentración científica de todo el país, pero hay que buscar más canales de articulación para resolver los problemas concretos.

En la actualidad, ¿en qué programas se están trabajando?

Estamos abordando temas sensibles como las inundaciones, el medio ambiente, las energías alternativas y el empleo con el fin de colaborar con las empresas a certificar productos y procesos para insertarlos en el mercado nacional e internacional.

Durante la última reunión de Directorio se aprobó la creación de la figura de Investigador Asociado y en breve aprobaremos una convocatoria de centros asociados a las casas de altos estudios. Asimismo, existe un programa de becas para que universidades y empresas confinen junto a nosotros técnicas relacionadas con la formación de recursos humanos.

Tras su asunción, ¿en qué estado encontró a la CIC?

Me encontré con un organismo ordenado. Uno puede decir que el presupuesto que posee es chico, pero la articulación con los centros propios, los de doble dependencia con las universidades y los de doble dependencia con el CONICET generan una evolución.

¿Cuáles son los objetivos de la CIC para 2016?

Este año trabajaremos para demostrar que queremos gestionar y crecer. Si generamos resultados, la respuesta del Gobierno será positiva ante los programas de becas. Debemos aumentar los recursos humanos, generar bienes a través de proyectos para resolver problemas, y consolidar los centros propios, asociados y vinculados.

Entrevista realizada el viernes 26 de febrero de 2016 en la Comisión de Investigaciones Científicas (CIC).

Envíe su comentario
También
.