• Foto 1 de 5
  • Foto 2 de 5
  • Foto 3 de 5
  • Foto 4 de 5
  • Foto 5 de 5

Gay: "Estamos bien financieramente, sin deudas"

Texto: Bruno Poggi (@poggibru). Fotos: Milagros de la Torre.

Héctor Gay es el intendente de Bahía Blanca. Tras una vida entregada a la labor periodística, dio el salto y llegó a la Municipalidad de la mano de la renovación política que propuso Cambiemos. Durante más de 30 años condujo el programa de mayor audiencia de la radio local y fue el columnista político mejor informado. Sobre el estado actual de la ciudad del sur de la Provincia, a la que llegó con 20 años, la gestión de María Eugenia Vidal y las importantes obras que encarará su adminsitración, Gay dialogó con seccionesbonaerenses.com en esta entrevista exclusiva:

-¿Cuál es el estado actual del municipio? ¿Qué se ha podido mejorar y qué queda pendiente?

-A diferencia de otros distritos, diría la mayoría, encontramos un municipio bastante ordenado en los números. Esto nos permitió avanzar rápidamente, a tal punto que de los 135 distritos bonaerenses, 109 tuvieron que recurrir a Economía de la Provincia para pagar aguinaldos. Nosotros no. Lo que había, sí, era un enorme déficit de gestión a partir de una situación política particular que se dio en Bahía Blanca. El intendente anterior (Gustavo Bevilacqua), que era del Frente para la Victoria, dos años antes de terminar el mandato se pasó al massismo. A partir de ahí, le cortaron toda alternativa en Provincia y Nación, lo trataron mal. No hubo un solo peso. Entonces encontramos cero obra pública. Remontar eso fue un poco problemático. Recién en este momento hemos empezado con la ejecución de la obra púbica. Por eso, en los primeros meses no pudimos mostrar demasiada gestión. Hemos arrancado de cero.

-¿Le ha llevado esta preocupación al ministro Rogelio Frigerio?

-Sí, estamos trabajando muy bien tanto con la Nación como con la Provincia. De hecho, el lunes yo firmé con Frigerio y Francisco Cabrera la apertura de la Casa de Producción que es una delegación del Ministerio de Producción. Estamos muy bien con eso y con una serie de obras en materia de hábitat. Por ejemplo, teníamos alrededor de 1200 viviendas del Plan Federal paralizadas, por lo cual, la primera gestión fue esa. Ya hemos entregado 200 y estamos negociando el resto. En niveles globales estamos bien financieramente, sin deudas y sí con una imperiosa necesidad de obra pública e infraestructura por la deuda de los últimos tiempos. Por la posición que tiene Bahía Blanca geográficamente, sobre todo en materia vial, tenemos una gran expectativa para el 2017.

-En ese marco, ¿cuál es la obra insignia?

-Bueno, una que anunció la Gobernadora en abril y que ya está empezándose el proceso de licitación. Es un acueducto que, además, es la principal obra que la Provincia va a hacer individualmente en todo su territorio. Uun acueducto de 130 kilómetros para garantizar el servicio de agua en la ciudad. También va a haber un parque eólico muy grande a 15 kilómetros. Para nosotros sí las expectativas en este segundo semestres son favorables.

-El agua falta todos los veranos en Bahía Blanca…

-Es un reclamo visible. ABSA era una calamidad y fue responsable del tema de agua y cloacas en Bahía, que fue notorio. En los últimos tiempos no tuvimos problemas de agua, porque el clima mejoró y el dique se llenó. Porque agua tenemos. El problema es en la distribución, por la obsolescencia y falta de inversión de ABSA. El acueducto nos va a permitir tener agua de otra cuenca, que es el del Río Colorado. Igualmente, para que el agua llegue a la gente, ABSA tiene que hacer obras atrasadas de por lo menos 10 años.

-¿Y qué sucede con el mal estado del pavimento?

-Es lo mismo. Y además la misma situación que tiene La Plata, Mar del Plata. Y es la falta de inversión de los últimos tiempos. Bahía Blanca tiene 10 mil calles, 6 mil son de tierra y las 4 mil que están asfaltadas, 2 mil están vencidas porque tienen más de 20 años. Empezar a remontar eso es una cuenta difícil. Nosotros ahora estamos pavimentado 130 cuadras, en buena parte con fondos del endeudamiento provincial. Pero es complejo satisfacer la necesidad.

Gay: "Estamos bien financieramente, sin deudas"

-La Gobernadora plantea una apertura del juego con los intendentes, ¿es real?

-Yo puedo hablar de nuestro caso. Tengo relación con María Eugenia desde el día que empezó la campaña. Y de hecho, como referente del PRO en la sexta sección electoral, yo la recibía y la acompañaba a cada uno de los distritos en épocas en las que ni siquiera la recibían porque no estaba formado el PRO. Tengo una relación muy estrecha y muy buena con ella.

-¿Ve que el resto de los intendentes acompañan su gestión, sobre todos los peronistas?

-Veo una buena relación porque la forma en la que se ha manejado la Gobernadora ha sido de mucha equidad y la prueba es ese endeudamiento que se terminó repartiendo entre los municipios no favoreciendo a los de Cambiemos, sino siguiendo la coparticipación. Eso hace que todos tengan lo mismo.

-En ese sentido, ¿los intendentes son optimistas respecto a la devolución del Fondo del Conurbano? ¿Creen que favorecía las arcas municipales y se repartiría de la misma forma?

-Yo espero que sí, porque sería un acto de justicia. Evidentemente cuando uno ve lo relegada que está la Provincia en la coparticipación nacional está claro que algo hay que hacer. Es muy difícil que se haga por el lado de la coparticipación porque sabemos que para que a la Provincia le den más, las otras tiene que resignar dinero. Entonces la salida es el Fondo del Conurbano, que lo fue en el momento en que se creó. Lo que pasa es que eran 650 millones de dólares, y hoy son 650 millones de pesos, y ni saco la cuenta en dólares porque da un valor irrisorio.

Gay: "Estamos bien financieramente, sin deudas"

-¿Que la Federación de Municipios recaiga en un intendente de Cambiemos, o en un aliado, favorecerá también a la gestión de Vidal?

-Eso está dentro de los juegos políticos. Obviamente el Frente para la Victoria la quiere conservar, y desde Cambiemos queremos que la FAM esté en nuestras manos, pero tampoco lo veo determinante como para que la Provincia pueda resurgir. Tiene que resurgir a partir de otras actitudes y me parece una actitud firme de la Gobernadora, a diferencia de lo que fue su antecesor, y que se plantó ante el gobierno nacional y recurrió a la corte para que se le devuelva a la Provincia lo que le corresponda.

-¿Se puede dar el salto del periodismo a la función pública, incluso usted, que era una analista político de renombre?

-¿Lo está pensando? (Risas)

-Podría pensarlo. Me llama la atención que, como en Tres de Febrero, periodistas decidan ubicarse del otro lado del escritorio.

-Con Diego (Valenzuela) estamos creando la liga de intendentes periodistas. Por ahora somos dos (risas). Mi caso fue bastante particular y si me lo preguntabas cinco años atrás, no lo tenía en mente. Pero también era de los que pregonaba que había que participar. Los emergentes de la sociedad, pero no solo periodistas, tienen que meterse en política para cambiar, porque esa es la herramienta del cambio. En un momento, me sumé a la propuesta entendiendo que había cumplido una etapa. Tuve suerte porque empecé en política y a los tres meses era diputado de la provincia de Buenos Aires. Algo que no se da habitualmente. Después vino la propuesta de Mauricio (Macri), aunque tuvimos varias reunirnos antes de aceptar ser candidato a intendente, pero acá estoy, contento.

Esta entrevista se realizó el miércoles 3 de agosto en la Ciudad de Buenos Aires.

Envíe su comentario
También
.