• Foto 1 de 6
    Raúl Perdomo, UNLP.
  • Foto 2 de 6
    Raúl Perdomo, UNLP.
  • Foto 3 de 6
    Raúl Perdomo, UNLP.
  • Foto 4 de 6
    Raúl Perdomo, UNLP.
  • Foto 5 de 6
    Raúl Perdomo, UNLP.
  • Foto 6 de 6
    Raúl Perdomo, UNLP.

Raúl Perdomo, presidente de la UNLP: "Nuestra esencia es el consenso"

Texto: Agustín Mauad. Fotos: Octavio del Corso.

El día en que se conmemoran los 111 años de la nacionalización de la Universidad de La Plata, seccionesbonaerenses.com entrevistó a Raúl Perdomo, actual presidente de la institución. Durante la charla en su despacho del Rectorado, el Licenciado en Astronomía analizó un gran abanico de temas, como la repercusión que provocó el cambio de timón en el Gobierno, la relación con los funcionarios de Cambiemos, el temor al recorte durante los primeros meses y el conflictivo ingreso a la Facultad de Medicina, entre otros.

Nacido en Ensenada hace 64 años, la máxima autoridad de la UNLP vive desde muy pequeño en City Bell, donde cursó sus estudios primarios (Escuela Media N°12) y secundarios (Colegio Esquiú). Actualmente encabeza la Casa de Altos Estudios que posee 17 facultades, 135 mil alumnos y 12 mil docentes: “Mi propósito es que todas las decisiones tengan un previo consenso, por más desgastante que sea; apostando a los pilares fundamentales: la docencia, la investigación y la extensión”.

Las últimas elecciones generaron un marcado viraje en los gobiernos provincial y nacional. ¿Cómo repercutió el cambio de gestión en la Universidad?

Tuvimos y tenemos una relación institucional con todos los órganos de Gobierno. Con  la gestión provincial anterior, la Universidad participó en muchos aspectos técnicos. Hoy estamos haciendo lo propio para reinstalar la Universidad en este nuevo contexto, entablando vínculos con los nuevos funcionarios–principalmente bonaerenses- que no conocían el sistema universitario de la región; y en esa tarea nos está yendo muy bien.

El cambio trajo de la mano el temor al ajuste. ¿Hubo recorte en la UNLP?

Es cierto lo que decís. Tuvimos algunos meses en el que cada uno estaba viendo sobre que suelo pisaba, ahora pisamos suelo firme nuevamente…  No solamente no existió el recorte, si no que hubo incremento presupuestario para atender situaciones de emergencia. No vemos señales negativas en ese sentido, nos hemos reunido permanentemente con los ministros.

¿Qué proyecto de universidad defiende Raúl Perdomo?

Tenemos un proyecto de universidad a largo plazo, que tiene que ver, más que nada, con un escenario donde todas las decisiones tengan un previo consenso. El 99% de las cosas se deciden por consenso. Esto implica un cambio importante con la forma de conducir que se llevó acabo en los noventa, un viraje radical en relación al verticalismo, tentación que aparece cuando alguien llega al poder. Buscamos que todo se discuta, por más desgastante que sea para la salud (risas), es sumamente necesario, es un ejercicio de la democracia.

Raúl Perdomo, presidente de la UNLP: "Nuestra esencia es el consenso"
Raúl Perdomo, UNLP.

Por más que la Ley permita el ingreso irrestricto, hubo otro bochazo masivo en el primer año de Medicina y un histórico problema volvió a reflotar… ¿Cuál es su postura?

Hay que encontrar, otra vez, un cauce de gradualidad en el paso entre la Escuela Media y la Universidad. Esta es una preocupación que tiene el ministro de Educación de Provincia, el de Nación y el sistema universitario en general. Por eso vamos a articular junto a rectores de las universidades del territorio bonaerense, la primera reunión es en Mar del Plata. La mirada está puesta en trabajar esta interface junto a directivos y docentes de cada región puntual, comenzando en Tandil.

Hoy el problema lo tiene la Universidad, y se trata de hacer cargo del problema. Si tenemos estudiantes que vienen con situaciones muy disimiles de conocimiento, pero han  cumplido su ciclo secundario, tenemos que arrancar desde allí y rápidamente trabajar para que todos alcancen el nivel deseado.

Nos cargamos encima una mochila, pero hay que hacerlo, sin lavarnos las manos. No queremos que la universidad se convierta en un espacio al que solamente pueden acceder aquellos que tuvieron una formación secundaria muy buena, algo que está asociado con el nivel social y económico de las personas, situación que no puede ser así. Nuestro desafío es hacer lo imposible para abrirles las puertas a todos y en el corto plazo trabajar con las demás jurisdicciones, con el fin de generar un mecanismo para  que en el último año del secundario se resuelva el conflicto, estamos en la etapa de analizar distintas estrategias.

¿Y haciendo hincapié en la Facultad de Medicina?

Todo esto se aplica a la facultad de Medicina, situación que conversamos hasta el cansancio con sus autoridades. Ellos comprenden de la misma manera el problema, las estrategias que se plantean son diferentes y es ahí donde no podemos concordar.

En este sentido, si uno tiene un examen, curso de ingreso o primer año muy exigente, quienes van a entrar son aquellos cuyos recursos le permiten ir a una academia o profesores particulares, y la Universidad no le brinda la posibilidad de recibir el mismo conocimiento a todos, entonces vamos a tener una Facultad de Medicina cada vez más elitista, socialmente hablando

La gente de Medicina lo entiende y en algún momento vamos a confluir en una solución razonable…

Siembre se habla de la conexión de la Universidad con la comunidad… Hoy, en los Hospitales públicos hacen falta muchos más profesionales de la Salud, la gente debe hacer peripecias para poder entenderse. Creo que la Facultad cuenta con un equipo de docentes aptos y el espacio físico para poder acelerar los egresos, sin atentar contra la calidad de la formación. ¿Usted qué piensa?

Hay que hacer un esfuerzo por sostener la calidad, no digo que sea sencillo. Pero, cómo decís, no sobran los médicos en el país, hay lugares con muchas necesidades. Lo que no estamos haciendo bien es orientar a los jóvenes tanto en el ingreso como en el egreso a las carreras universitarias. Es decir, en lugar de poner cupos y prohibir, tenemos que  favorecer el ingreso en determinadas carreras que tienen salida laboral rápida y que el país necesita.

También, hay que tratar de que no todos los ingenieros, médicos, contadores y demás profesionales se queden en la ciudad de La Plata, si no que vuelvan a sus lugares de origen  y así contribuir al desarrollo del país en su conjunto.

Además de Medicina, ¿Cuáles son las carreras que más demanda tienen?

Las ingenierías, algunas carreras de las ciencias exactas, la informática, las agrarias, entre otras. Por ejemplo, en el caso de las ciencias de la tierra, hay momentos en que la industria petrolera se retrae por cuestiones internacionales y momentos en el que florece y no alcanzan los profesionales. Hay un montón de carreras, todas son importantes y necesarias, en función de una Universidad que apunta al desarrollo del conocimiento universal.

Domingo Faustino Sarmiento, una figura controvertida, pero en algunos aspectos de referencia en la educación, cuando inauguro el Observatorio de Córdoba, afirmó que éramos un país con muchas necesidades, pero no podíamos renunciar a un destino culturalmente desarrollado, contemplando todas sus áreas en la educación pública.

Raúl Perdomo, presidente de la UNLP: "Nuestra esencia es el consenso"
Raúl Perdomo, UNLP.

¿Por qué la UNLP es tan buscada a nivel latinoamericano?

Las universidades argentinas tienen características únicas, por eso  siempre fueron muy buscadas en el contexto latinoamericano, en particular la de La Plata, por su espíritu, siempre hubo estudiantes de los países de la región. Por eso, en este escenario, transitamos la continuidad de una tradición, que tuvo sus discontinuidades en términos políticos en distintas etapas del país, como durante la dictadura, que prevalecía una política que se imponía desde afuera, por encima de la tradición universitaria.

La UNLP nació como una universidad abierta, que desde su fundación pensó en la educación, la investigación y la extensión universitaria, que ya habla de una universidad en contacto con la sociedad. Esta es la impronta en La Plata, que ha evolucionado con los paradigmas en los que se basó desde  sus inicios.

Cuando a uno le dicen Oxford o Harvard piensa en universidades para algunos pocos, donde el conocimiento se construye entre cuatro paredes. ¿Desde la UNLP se busca romper con ese encierro y abrir las puertas de las aulas a la comunidad?

 Para eso tiene que haber momentos políticos que contribuyan a esa vocación. Si uno analiza lo sucedido en los noventa, donde existió una coyuntura política tan compleja para las universidades, observa al ministro de Educación mandando a los investigadores a lavar los platos. Esto demuestra un desinterés completo por la actividad universitaria, por eso las instituciones se replegaron, se encerraron en sus edificios con la intensión de sobrevivir y pasar el momento.

Ahora, cuando se abre la ocasión y las oportunidades de participación, las universidades florecen, se ponen a disposición de la comunidad, de sus necesidades, con completa vocación.

Retrocediendo en el tiempo, ¿Alguna vez pensó que iba a ser el rector de esta Casa?

Nunca pensé que iba a llegar a ocupar este rol. Pero, en un determinado momento, las  circunstancias políticas hicieron necesaria mi participación. Vine y ya me quedé. Cuando se presentó una determinada coyuntura, estaba delante de los demás. Por eso fue el momento de comprometerse y seguir defendiendo un modelo de universidad.

 

Día de la entrevista:

12 de agosto de 2016

Lugar:

Despacho de Perdomo en el edificio del Rectorado (7 entre 47 y 48)

Envíe su comentario
También
.