• Foto 1 de 3
    Romina Rodríguez.
  • Foto 2 de 3
  • Foto 3 de 3

Romina Rodríguez, directora del RPP: "Encontramos un organismo en anarquía total"

Texto: Mariana Portilla. Fotos: Octavio del Corso.

La doctora Romina Rodríguez asumió en diciembre pasado al frente del Registro Provincial de las Personas (RPP), organismo dependiente del Ministerio de Gobierno encabezado por Federico Salvai. En una entrevista exclusiva con seccionesbonaerenses.com, Rodríguez analizó sus primeros diez meses de gestión y aseguró estar trabajando en un Plan General de Modernización para optimizar la atención al ciudadano.

-¿En qué estado encontró al RPP cuando asumió?

Si bien esperábamos encontrarnos con un escenario bastante triste, superó ampliamente las expectativas lamentables que teníamos. Los primeros días recorrí la central de La Plata y encontré en el Área de Depósito, donde guardamos los insumos de las 482 delegaciones de la Provincia, sólo una resma de papel. Los aires acondicionados no funcionaban en pleno verano, por lo que implementamos protocolos de emergencia para garantizar el servicio y que el personal pueda trabajar dignamente. Y ni habar de las condiciones de seguridad edilicia: teníamos un archivo sin matafuegos.

-¿Esta situación se replicaba en el resto de las dependencias bonaerenses?

Sí. En enero iniciamos un relevamiento porque no existía ninguna base de datos sobre el estado de las delegaciones. El ministro Salvai puso a disposición un equipo porque una de las  prioridades de la gestión es el RPP, dado el servicio esencial que brinda a la población.

Los agentes nos comentaban la situación de abandono tanto a nivel infraestructura como en el funcionamiento de la organización. Ningún empleado sabía decirme cuántos trámites hacía el RPP, entonces, desarrollamos un Manual de Trámites colocando el fundamento legal de cada uno de ellos y los requisitos para poder homogeneizar los criterios. Nos encontramos con una anarquía total en cuanto a organización, que se proyectaba en el servicio a la gente.

-¿Cuáles son los principales ejes de su gestión?

Mejorar la atención al ciudadano, las condiciones de infraestructura y de comunicación. En relación a este último punto, hicimos una base de datos de las delegaciones con las direcciones actualizadas, campañas de información, folletería y cartelería.

El otro hito es la modernización con la creación del Módulo de Registro Electrónico para que la gente pueda generar una inscripción por computadora, que tiene un sistema adaptado a la normativa. Además, con este proceso ya hemos comprado 700 computadoras. El objetivo de este año es que haya una nueva por delegación.

Es un proceso que lleva mucho tiempo pero no estoy sola: trabajamos con el Ministerio de Modernización de Nación adaptando el sistema a la Provincia. También desarrollamos el Módulo para Defunciones y comenzamos con las capacitaciones para que el personal y los gremios conozcan el proceso. La idea es que este año cinco delegaciones implementen este sistema y, paralelamente, el año que viene vamos a comenzar con la digitalización masiva del Archivo Central.

Romina Rodríguez, directora del RPP: "Encontramos un organismo en anarquía total"

-¿Cómo toma el personal del RPP estos cambios?

Ellos mismos te demandan la modernización porque estuvieron trabajando por años en condiciones inimaginable: transcribiendo, por ejemplo, partidas a mano. Los agentes del RPP la pasaron muy mal. Yo nunca me imaginé encontrarme con gente que se pusiera a llorar por el estado en que ejercía su actividad. Algunos se sorprenden porque paso y saludo.

Dado que el organismo es tan descentralizado, implementamos políticas de acercamiento que nos permitieron lograr mayor empatía: creamos una casilla de correo personal para que cualquier situación, reclamo o sugerencia que quisieran enviarme no dependiera exclusivamente de un superior; incorporamos un modelo de presentación de proyectos, dándole la oportunidad a todos los agentes de participar de la gestión; implementamos desayunos con personal de distintos departamentos, a fin de escucharlos, sin jefes, de manera que se puedan expresar libremente; y creamos lactarios para las madres que trabajan en la casa central.

-Por otra parte, el Ministerio de Gobierno reglamentó la Cláusula Transitoria Tercera (Artículo 9, Ley 26.994) que reconoce la filiación por “voluntad procreacional” en favor de quienes hayan tenido hijos e hijas por Técnicas de Reproducción Humana Asistida (TRHA). ¿Cuál fue el impacto de esta medida?

Surgió a raíz de un caso de dos madres de Mar del Plata que tienen un nene de cinco años inscripto por la progenitora que había gestado el embarazo, por lo que la madre no gestante no tenía reconocimiento legal. Lo estudiamos con el acompañamiento del colectivo 100% Diversidad y Derechos, y reglamentamos la Cláusula Transitoria Tercera para instrumentar el consentimiento del otro progenitor.

El menor vino a retirar su DNI totalmente consciente de las implicancias. La mamá que no estaba inscripta no podía ni siquiera retirarlo del Jardín, por eso, tratamos de concientizar. A mí me costó mucho sacar esta normativa, porque los cambios a nivel jurídico son difíciles de implementar.

-De acuerdo con un informe, en los 430 registros civiles de la Provincia se registraron alrededor de 8.600 uniones desde 2010. ¿A qué cree que se debe este aumento?

Esto va acompañado de los cambios culturales, son tipos de unión distintas al matrimonio porque no llega a tener todos los derechos que éste brinda pero es un híbrido al que la gente adhiere para adquirir, por ejemplo, el acceso a la obra social. Estamos evolucionando en no ser tan categóricos en lo formatos de familia. La misma realidad nos está mostrando que lo que importa es que haya una unión.

Romina Rodríguez, directora del RPP: "Encontramos un organismo en anarquía total"

-En los últimos meses dispuso, a través de diversas resoluciones publicadas en el Boletín Oficial, la anulación de certificados de defunción dentro de establecimientos sanitarios. ¿A qué se debe esta decisión?

Estamos encarando la reingeniería del proceso de inscripción de fallecimientos porque no había control de los certificados que se emitían, en el sentido de una trazabilidad. Acá se distribuye al Ministerio de Salud, al Ministerio de Seguridad y, a través de las delegaciones, a los médicos que ejercen la profesión de manera independiente. Se entregan y no se sabe qué pasa con ellos. Sólo con los privados había un sistema que mejoramos y firmamos convenios para aplicar la trazabilidad de estos instrumentos públicos tan delicados.

Dada la experiencia de Capital Federal, desarrollamos un protocolo de funcionamiento de las morgues hospitalarias. En ese marco, una de las tantas irregularidades era que cuando un certificado de defunción se llenaba mal lo rompían, lo tiraban, lo denunciaban en la Policía -que nada tiene que ver- pero nunca volvía al Registro. Regularizamos la situación y todos esos certificados médicos de defunción vuelven a los fines de la anulación.

-¿Esto antes no se instrumentaba?

No, con lo cual se daba lugar a que existiera un mercado paralelo de certificados que podían ser falsificados. Por eso regularizamos el sistema aplicando la ley provincial 14.078 y la nacional 26.413 respecto a cómo tenemos que actuar frente a esta situación.

Las autoridades de aplicación para certificar las defunciones son los médicos, con lo cual, el próximo paso es capacitarlos para que sepan cómo se llena el certificado. Me parece injusto decir que trabajan mal, desde el Estado debemos brindarles las herramientas necesarias para el óptimo desarrollo de su actividad. Es un trabajo interdisciplinario con todos los organismos del Poder Ejecutivo.

ENTREVISTA REALIZADA EL 13 DE OCTUBRE DE 2016 EN EL REGISTRO PROVINCIAL DE LAS PERSONAS.

Envíe su comentario
También
.