En la cárcel, las maestras jardineras de Tribilín pasaron a ser "amas de casa"
Docentes de "Tribilín", condenadas.

En la cárcel, las maestras jardineras de Tribilín pasaron a ser "amas de casa"

15.11.2018. Corría el año 2013 cuando un padre, sospechando lo peor, decidió colocar un dispositivo oculto en la mochila de su hija, que concurría al Jardín de Infantes “Tribilín” de San Isidro.

Lamentablemente, ese padre comprobó lo que nunca hubiese deseado que sucediera: insultos, amenazas y gritos a cuarenta niñas y niños de entre 3 y 5 años. Eso dio inicio a la investigación contra cinco integrantes del establecimiento que, tras algunas postergaciones, llegó a juicio oral en octubre último.

Hace pocos días, en noviembre, el Tribunal Oral en lo Criminal N° 4 de San Isidro declaró culpables a dos docentes con cargos jerárquicos y a tres auxiliares del mencionado Jardín Tribilín y las condenó a penas que van de cuatro años y medio de prisión a siete años y siete meses.

Los cargos que les imputó la justicia son por “abandono de persona agravado por causar graves daños posteriores a las víctimas”.

La directora del establecimiento, Noemí Núñez; la vice, Sabrina Gogonza; recibieron la pena de siete años y siete meses de prisión y siete años, respectivamente.

En tanto, Noelia Gallardo fue condenada a seis años y tres meses de prisión; Mariana Buchniv, cinco años y seis meses; y Gisela Diap, cuatro años y seis meses.

Las cinco, fueron detenidas el 19 de octubre por pedido de la fiscalía, para prevenir sobre la posible fuga de algunas de las acusadas. Tras las condenas del 5 de noviembre, las trasladaron a la Alcaidía N° 3 de la ciudad de La Plata, que se encuentra en la localidad de Melchor Romero.

Allí, y por orden del Juzgado sanisidrense que las condenó, ingresaron con “pedido de resguardo”. De acuerdo a lo explicado a este portal por una fuente calificada del Servicio Penitenciario Bonaerense, eso significa que a las maestras jardineras  de Tribilín “les cambiamos la profesión para que las demás reclusas no las interpelen o, en el peor de los casos, las señalen para hacerles sufrir el desprecio por lo que hicieron”.

“Amas de casa”, fue la respuesta del vocero cuando se lo consultó sobre la profesión con las que quedaron registradas en la Alcaidía N° 3 las docentes en cuestión.

Envíe su comentario
.