El lado más oscuro de la evasión previsional: un empresario gana; el Estado y trabajadores, pierden
El Decreto en cuestión, en uso.

El lado más oscuro de la evasión previsional: un empresario gana; el Estado y trabajadores, pierden

21.9.2022. Tal como este portal viene dando a conocer desde hace varios meses, una empresa de limpieza de edificios públicos que en los últimos tiempos se ha convertido en una de las principales contratistas del Gobierno nacional, de la provincia de Buenos Aires y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) viene llevando a cabo estrategias administrativas cuyo fin es el de evadir al sistema previsional.

Por lo que se pudo saber, de acuerdo a lo cotejado administrativamente, la evasión previsional en perjuicio del Estado ya es superior a los 1.000 (un mil) millones de pesos por aportes y contribuciones a la seguridad social mal liquidadas.

La evasión se produce porque a empleadas y empleados se les viene realizando, a través de sus empleadores, una maniobra que consiste en la no realización de los aportes y las contribuciones correspondientes al sistema de Seguridad Social, por lo que se está cometiendo uno de los fraudes más grandes tanto a la AFIP como a la ANSES.

Al respecto, consultadas varias personas trabajadoras que prestan sus servicios en las empresas del grupo encabezado por la compañía La Mantovana S.A. (que despliega sus redes como contratista en varias dependencias nacionales de gran envergadura, como ser la sede de la Cancillería argentina, Jefatura de Gabinete, los ministerios de Desarrollo Social y de Desarrollo Productivo –una de las áreas bajo la órbita de Economía- y el ministerio de Trabajo) fueron tajantes en un aspecto: “ni siquiera podemos consultar, porque apenas lo hacemos, nos amenazan con despedirnos”.

El lado más oscuro de la evasión previsional: un empresario gana; el Estado y trabajadores, pierden

“En el último tiempo venimos siendo víctimas de malos tratos solamente por consultar por nuestro recibo de sueldo”, le dijo una trabajadora de La Mantovana a este portal, quien por temor a represalias prefirió mantener su nombre en estricta reserva.

Otro hombre -compañero de la mujer en las tareas de limpieza de una dependencia nacional- agregó: “No podemos entender qué pasa con nuestros aportes jubilatorios ni por qué nos figura un decreto en el recibo desde el mes de enero de 2022”.

La referencia del trabajador tiene que ver con una cuestión: con fecha 01 de abril de 2020 se dictó el Decreto Nacional 332/2020, a través del cual se creó el “Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción para empleadores y empleadoras, y trabajadores y trabajadoras afectados por la emergencia sanitaria”. La medida se adoptó para mitigar los efectos nocivos por la parálisis de la economía que produjo el Coronavirus, declarada en esos días como Pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Efectivamente, dicho programa permitía a las empresas la obtención de beneficios paliativos de la situación de Pandemia para las Pymes. En ese sentido, la empresa La Mantovana no debía ser considerada Pyme por la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa (SePyME) por su estructura de 3800 empleados y su facturación que creció en época de COVID-19.

Por si esto fuera poco, un contador le aseguró a este medio que las empresas de limpieza del grupo (La Mantovana es una de las más visibles) “han hecho usufructo de manera ilegal del mencionado Decreto, ya que el mismo no se encuentra con vigencia desde el mes de mayo de 2020”.

La maniobra para evadir permanece, pues para abonar actualmente los salarios de sus empleados, la empresa indica en los recibos De Conformidad con el Art. 6 Inc. “B” del decreto 332/20 por el cual las empresas accederían a la reducción de hasta el noventa y cinco por ciento (95 %) de las contribuciones patronales al Sistema Integrado Previsional Argentino.

“Entre los meses de enero y julio de 2022 y a través de la aplicación de lo estatuido en el Art. 6 Inc. B del Decreto 322/20 la empresa La Mantovana Servicios Generales S.A., comenzó a abonar a sus trabajadores hasta un 63% de sus salarios computados bajo rubro no remunerativo, permitiéndose así proceder a calcular las contribuciones y aportes patronales sobre un salario de aproximadamente $ 8.930,00 por dependiente, dejando como no remunerativo o exento de aportes el 80% del salario de cada uno de sus trabajadores”, señaló un contador público consultado.

A través de esta maniobra, que según el profesional “tiene todos los condimentos para ser declarada fraudulenta para sus 3.800 empleados”, se permitió calcular el total de los Aportes y Contribuciones Patronales sobre una masa salarial que dista ostensiblemente de la real.

En efecto, del análisis de los Formularios 931 de AFIP, se pudo advertir que la empresa abona las Contribuciones Patronales sobre una masa salarial de un 20% sobre lo que realmente debería abonar, es decir, se evaden los Aportes y Contribuciones por un 80 % de su masa salarial. De ahí surge el monto abultado de evasión, estimado en más de mil millones de pesos.

 

El lado más oscuro de la evasión previsional: un empresario gana; el Estado y trabajadores, pierden
El Formulario usado por L.M.

“El miedo a perder nuestro trabajo ante la constante amenaza de la empresa nos hace utilizar a ustedes para pedirles ayuda y que por favor alguna autoridad nos pueda explicar qué está pasando con nuestra jubilación”, dijo otra de las empleadas que se comunicó con este medio, quien de inmediato señaló que “hay compañeros que están con edad jubilatoria y tienen temor a no poder jubilarse”.

A su lado, un compañero de trabajo expresó sus dudas abiertamente: “¿Quién o quiénes se están quedando con nuestro dinero?, ¿Quién o quiénes se harán cargo de nuestro futuro?; ¿Qué pasará con estas empresas que nos contratan?”.

Cabe destacar que el hombre hizo referencia a que “La Mantovana no es la única empresa que presta sus servicios en organismos nacionales, provinciales y en CABA”, sino que la misma forma parte de un conglomerado empresario familiar integrado además por Grub S.A.; TIAN Servicios S.A. y Vocaser S.R.L.-.

Solo por poner unos ejemplos: Grub S.A. presta servicios en donde las demás empresas del grupo no lo hacen, como ser AFIP sede Central, Teatro Nacional Cervantes y el Senado de la Nación; mientras que TIAN S.A. lo hace en la Biblioteca Nacional. En tal sentido, fuentes confiables indicaron que en el “ámbito de las oficinas encargadas del armado de pliegos para los llamados a licitaciones, se sabe de antemano que el conglomerado familiar se reparte los organismos a limpiar”.

 

Envíe su comentario
.